ARAM KACHATURIAN


- Tbilisi, 6 de junio de 1903.

- Moscú, 1 de mayo de 1978.

Reacio a las innovaciones vanguardistas, el compositor soviético Aram Kachaturian se mantuvo en general dentro de los cánones musicales del Posromanticismo, y puede considerársele un continuador de la obra creativa de Rimski Korsakov. Su inspiración melódica, estrechamente vinculada a sus orígenes armenios, le valió una notable popularidad en la Unión Soviética, donde recibió toda clase de distinciones oficiales.

Hijo de un encuadernador, Aram Kachaturian mostró pronto su pasión por la música; casi sin apoyo familiar, empezó a practicar el piano y la tuba de forma autodidacta. En 1922 ingresó en la Academia de Música Gnesin de Moscú para estudiar violoncelo, pero su verdadero interés estaba en la composición, y en ese sentido orientó su carrera.

 
Tras estrenar con gran éxito sus primeras obras (Tants, para violín y piano, y Poema, para piano), en 1929 logró al fin entrar en el Conservatorio de Moscú como alumno de composición en las clases del gran Nikolai Miaskovski. Durante sus años de estudiante escribió diversas composiciones, como el Trío para clarinete, violín y piano (1932), la Sinfonía n.° 1 (1935), obra dedicada al decimoquinto aniversario de la República Socialista de Armenia, y el Concierto para piano (1936), que le valió la fama internacional. En 1940 obtuvo otro gran triunfo con su Concierto para violín.
 
Paralelamente a su actividad artística, Kachaturian estuvo estrechamente vinculado a la política del régimen. En 1937 se aseguró la reputación en su país con la cantata patriótica Pesnya Stalina (Canción de Stalin), y dos años después ocupó el cargo de vicepresidente de la Unión de Compositores Soviéticos.
 
En los años cuarenta obtuvo grandes aplausos con su ballet Gayaneh, que contiene la popular «Danza del sable»; la Sinfonía n.° 2, y el Concierto para violoncelo. En 1947, para conmemorar el trigésimo aniversario de la Unión Soviética, puso la Simfoniya-poema, obra agregaba a la orquesta quince trompetas; ante la sorpresa general, pieza fue tachada de «formalista».
 
AL año siguiente cayó en desgracia la Unión de Compositores Soviéticos, y Kachaturian fue uno de los músicos censurados; ante esta situación cambió el rumbo de sus actividades dedicándose a escribir música para films, a la dirección orquestal y a la docencia.
 
Al fallecer Stalin en 1953, Kachaturian fue el primero de los grandes músicos soviéticos en reivindicar una mayor libertad para los artistas. Al año siguiente reemprendió su labor compositiva, empezando a trabajar en el ballet Spartacus, estrenado en 1956 con gran éxito. Sus últimas obras son tres Kontsert-rapsodiye para instrumento solista (violín, violoncelo y piano, respectivamente) y orquesta: estas piezas tienen gran interés, pues significan un intento de reformar la estructura y el carácter del concierto tradicional.
 
Kachaturian recibió el Premio Stalin en 1941, fue nombrado Artista del Pueblo de la URSS en 1954 y galardonado con el Premio Lenin en 1959. Su esposa, Nina Makarova (1908-1976), fue también compositora.



 

0 comentarios:

Publicar un comentario