EL ARMONIO


Un armonio es un órgano que usa el sistema de lengüetas libres, una para cada nota, que vibran mediante aire a presión, por lo general producido por un fuelle de pie.

Inspirados en el sheng chino, muchos constructores del siglo XVIII experimentaron con el principio de la lengüeta libre. En la década de 1780, C. G. Kratzenstein inventó en San Petersburgo un prototipo de órgano de lengüetas, y en la primera década del siglo XIX, muchos constructores inventaron casi simultáneamente órganos de lengüetas genuinos, como Bernhard Eschenbach y J. C. Schlimbach en Alemania, Ebenezer Goodrich en Estados Unidos y G. J. Grenié en París.

Muchos otros constructores siguieron el ejemplo hasta que, hacia 1840, A. E Debain acuñó el término "armonio". La patente del nombre amparaba un delicado instrumento que sólo tenía un juego de lengüetas, pero hacia 1842 Debain ya construía modelos más grandes con diferentes registros o palancas de registro para producir toda una gama de colores tonales. Sus principales competidores fueron Jacob Alexandre y Victor Mustel en París. La mayor producción de estos instrumentos correspondió a Schiedmayer en Stuttgart, Alemania.

El armonio fue muy popular como instrumento doméstico y como sustituto de los órganos tubulares en iglesias pequeñas y capillas (y fuertemente impulsado por Berlioz para su uso en las casas de ópera), debido a su capacidad de abarcar el rango de un órgano grande y por ser un instrumento más pequeño y barato que el piano, pues las lengüetas son más económicas que las cuerdas.

Alexandre inventó el registro expresivo que permitía al ejecutante el control directo de la presión del aire y con ello controlar a placer la intensidad del sonido. También incorporó un registro de percusión mediante un pequeño martillo que percute la lengüeta y produce un ligero sonido percusivo que disfraza el característico ataque suave de la lengüeta. Tiene además otros registros comunes similares a los del órgano, como los de 16 y 4 pies, que agregan octavas inferiores y superiores. El registro "Voix Céleste" está ligeramente fuera de tono y, combinado con el de "Clarinette", produce un vibrato constante con la suma de los batimientos generados por ambos registros, mientras que el registro "Tremolo" genera una pulsación de aire.

Los fuelles del armonio producen el aire que pasa por las lengüetas, pero los constructores estadunidenses se inclinaron más por el mecanismo inverso de fuelles de succión. El American organ, también fabricado en Europa, tiene mayor estabilidad de tono y timbre, lengüetas más gruesas y un sonido más parecido al órgano tubular, pero con menor capacidad expresiva que el armonio.

A mediados del siglo XX se fabricaron órganos de lengüetas relativamente simples con un mecanismo eléctrico para la insuflación del aire; algunos contaban con botones para producir acordes, como el acordeón de piano, pero pronto fueron reemplazados por los órganos electrónicos.

En la India son muy comunes unos pequeños armonios que sustituyen a la tambúrá como instrumento con funciones de bordón o pedal, o bien para acompañar a cantantes e instrumentistas.

Muchos compositores escribieron música para armonio, como Rossini, Franck y Saint-Saéns; Dvoiák compuso unas Bagatelles para dos violines, violonchelo y armonio.
 



0 comentarios:

Publicar un comentario