¿QUE ES LA ZARZUELA?


La Zarzuela es una Ópera tradicional española. Por más de 300 años el término se ha aplicado indiscriminadamente a semi-óperas barrocas, óperas románticas en tres actos, piezas cortas cómicas, operetas completas al estilo vienés y musicales escritos en España, Cuba y en otros países del mundo de habla hispana.

En la mayoría de los casos el diálogo hablado es un elemento indispensable. No hay un acuerdo sobre los orígenes de la zarzuela aunque es un hecho que El laurel de Apolo, representada en el Palacio de El Pardo en 1657 con texto de Pedro Calderón de la Barca y música de Juan Hidalgo, inició la boga por los entretenimientos cortesanos llamados "zarzuela". El nombre viene probablemente del pabellón real de caza, situado en el campo cercano en un paisaje poblado de zarzas.

La zarzuela cortesana barroca, una mezcla de sofisticado drama en verso, ópera alegórica, canción popular y danza estuvo de moda durante más de 100 años hasta que fue finalmente desplazada por la ópera italiana, aunque tan tarde como en 1786 Boccherini escribió una zarzuela, Clementina, sobre un texto cómico de gran calidad de Ramón de la Cruz.

La zarzuela reapareció en Madrid después de 1850 con el ascenso del nacionalismo español. Francisco Asenjo Barbieri, en un intento de crear un estilo operístico claramente nacional, combinó la tradicional tonadilla y el viejo drama aristocrático en una nueva forma derivada de la ópera cómica italiana. Su rival Emilio Arrieta, en zarzuelas como Marina (1855), se mantuvo más apegado a los modelos románticos italianos "puros" y su intensa rivalidad hizo a la zarzuela sumamente popular.

Muy pronto el género grande (zarzuelas en tres actos) cedió su lugar al género chico (farsas en un acto, en ocasiones con contenido social o político y con menos música), aunque los mejores compositores (Tomás Bretón y Ruperto Chapí, por ejemplo) se movían con facilidad entre ambos géneros.

La efervescencia por el género chico llegó con los éxitos de Federico Chueca en las décadas de 1880 y 1890 y se estima que en los 100 años posteriores a 1850 se escribieron más de 10.000 zarzuelas.

El Teatro de la Zarzuela en Madrid se convirtió en el centro de actividades, pero docenas de compañías en la capital, la provincia y los países de habla hispana de Centro y Sudamérica se hallaban ocupadas poniendo zarzuelas de repertorio.

En el siglo XX la zarzuela evolucionó con el gusto popular, aunque la mezcla de drama hablado y música operística en proporciones más o menos iguales permaneció.

Zarzuelas-opereta, notablemente las de Pablo Luna y Amadeo Vives, coexistieron con las farsas al estilo de la revista como Las leandras (1931) de Francisco Alonso y los dramas veristas sentimentales como La dolorosa (1930) de José Serrano.

En la década de 1930, Pablo Sorozábal intentó restaurar la vena satírica de la década de 1890, pero después de la Guerra Civil española la cualidad distintiva de la zarzuela se perdió en imitaciones al estilo del musical de Broadway.

Desde 1960 ninguna obra nueva ha entrado en el repertorio pero la popularidad de las zarzuelas clásicas continúa.

 

0 comentarios:

Publicar un comentario