TOMASO ALBINONI


- Venecia, 14 de junio de 1671


- Venecia, 17 de enero de 1751

Uno de los compositores mas influyentes del riquísimo Barroco italiano es, sin duda, Tomaso Albinoni. En su época fue un autor famoso (Bach, por ejemplo, lo tuvo en alta consideración, e incluso utiliza temas suyos para algunas de sus obras). Pasaron luego períodos en que su nombre fue relegado al olvido, pero en la actualidad Albinoni ocupa un indiscutible primer puesto entre los músicos venecianos, al lado de Vivaldi o Marcello.

Hijo de un prospero comerciante, Albinoni estudió música desde sus primeros años, aprendiendo canto y violín. Pero su gran musicalidad y su talento no despertaron en su ánimo juvenil el deseo de dedicarse profesionalmente a la música, de la que se considera durante bastante tiempo un simple aficionado.

Aunque sus comienzos como compositor (en el campo de la música religiosa) no fueron demasiado alentadores, logró cierto renombre al estrenar con éxito una obra, "Zenobia, regina di palmireni", representada en 1694. Casi inmediatamente consiguió publicar sus 12 Sonatas a trío. Gracias a la buena acogida de estas obras, empezó a componer con constancia, sobre todo Óperas. Su vinculación con el mundo del teatro se reforzó en 1705 al casarse con la cantante Margherita Rimondi, apodada «La Salarina», de la que tuvo seis hijos.

A pesar de sus éxitos, Albinoni no se consideraba aún un músico profesional. Vivía básicamente de sus rentas familiares, lo que le permitía moverse con gran independencia. Pero al fallecer su padre en 1709, debió escoger entre su vocación y los negocios. Resolvió dejar la parte fundamental de estos bajo la dirección de sus hermanos menores y dedicarse totalmente a la música, titulándose a partir de entonces «músico de violino».

En los años siguientes, aumentó su prestigio, convirtiéndose en uno de los compositores mas celebrados de su tiempo. Sus obras eran aplaudidas en el norte de Italia y en Alemania, y su presencia era requerida con frecuencia en los festejos reales y nobiliarios. Pero a partir de 1741, considera cerrada su carrera y se retiró.

Una obra influyente

Albinoni cultivó casi todos los géneros musicales: escribió mas de 50 Operas, 40 cantatas, 79 sonatas para diversos instrumentos, 59 conciertos y 8 sinfonías.

Desde un punto de vista formal, Albinoni realiza algunas innovaciones importantes: el contribuyó, por ejemplo, a la fijación de los tres movimientos clásicos de la forma concierto. Experimentó, así mismo, con nuevos instrumentos, y sus conciertos para oboe fueron los primeros escritos para este instrumento por un compositor italiano. Si bien sus Operas no figuran en los repertorios contemporáneos (se ha perdido, además, la música de muchas de ellas), su producción instrumental esta en alza constante.



 

0 comentarios:

Publicar un comentario