HERBERT VON KARAJAN


- Salzburgo, 5 de abril de 1908.
- Anif, cerca de Salzburgo, 16 de julio de 1989.

Herbert von Karajan es una de las figuras más sobresalientes de la dirección de orquesta del siglo XX. Al frente de la célebre Orquesta Filarmónica de Berlín, ha marcado rumbos en la música universal, gracias a su tenacidad y a su perfecto conocimiento de las posibilidades de la orquesta.

Ha dirigido entidades tan importantes como el Festival de Salzburg y la Ópera de Viena. Así mismo ha creado su propio festival en Salzburg y la Fundación Herbert von Karajan, dedicada a la investigación y organizadora de un concurso bienal para jóvenes directores de orquesta.

De ascendencia servogriega, Herbert von Karajan nació en una ciudad y en un ambiente familiar propicios para el desarrollo de sus facultades musicales. Recibió sus primeras lecciones de piano a los tres años, y a los cinco hizo su primera aparición en público. Continuó el aprendizaje de este instrumento en el Mozarteum de Salzburg con Bernhard Paumgartner, quien le aconsejó dedicarse a la dirección orquestal. Posteriormente se trasladó a Viena, en cuya Universidad cursó las licenciaturas de musicología e historia de la música, a la vez que estudiaba dirección de orquesta en la Academia de Música bajo la tutela de Franz Schalk.
En diciembre de 1928 dirigió su primer concierto al frente de una orquesta estudiantil reunida especialmente por su padre. En 1929 consiguió un contrato de cinco años para dirigir el Stádtisches Theater de Ulm.

A pesar de la escasez de los medios de que disponía, Von Karajan logró algunas versiones memorables, entre las que cabe destacar Fidelio, de Beethoven, y Las bodas de Fígaro, de Mozart. El director austríaco valoró después aquellos años pasados en Ulm, pues le sirvieron, según sus palabras, «para aprender desde abajo». Cuando finalizó su trabajo en Ulm, Von Karajan, que ya disfrutaba de cierto prestigio, fue nombrado director general de música en Aquisgrán; en esta ciudad mostró sus afinidades políticas al afiliarse al partido nacionalsocialista alemán.

En 1937 dirigió en Viena una extraordinaria versión de la ópera de Wagner Tristán e Isolda, que repetiría poco más tarde en Berlín; el éxito que obtuvo le valió ser considerado como el mejor director alemán de la nueva generación.

En julio de 1938 se casó con la cantante de opereta Elmy Holgerloef. Se divorciaron en 1942.

Ese mismo año, el 22 de octubre, contrajo segundas nupcias con Anna Maria "Anita" Gütermann, heredera de la industria textil Gütermann. Karajan y Anita se divorciaron en 1958.

El mismo año contrajo matrimonio por tercera vez con Eliette Mouret con quien tuvo dos hijas, Isabel y Arabel. Eliette lo acompañó hasta sus últimos días.


La política de Hitler coartó muchas de las actividades musicales en Alemania; Wilhelm Furtwángler, por entonces director de la Filarmónica de Berlín, estuvo a punto de ser sustituido por Von Karajan al sostener una actitud contraria al régimen. El director salzburgués, en cambio, se identificó tanto con el partido nazi, que, al finalizar la guerra, vivió momentos muy difíciles. Cuando se probó que su actuación política había sido un tributo oportunista ante las autoridades de turno para asegurarse la posibilidad de dirigir, reanudó su carrera reapareciendo, en 1947, al frente de la Sinfónica de Viena. Ese mismo año debutó en Londres con la Philharmonia Orchestra, y en 1949 ocupó el puesto de director artístico de la sociedad de conciertos Gesellschaft der Musikfreunde. A partir del año siguiente inició una intensa actividad de grabaciones discográficas con la Philharmonia Orchestra y la Filarmónica de Viena, mostrando un gran interés por los nuevos métodos de reproducción de sonido.

En 1951, Von Karajan dirigió en Bayreuth una célebre versión de El anillo del nibelungo, de Wagner, y dos años después estrenó El triunfo de Afrodita, de Karl Orff, en La Scala de Milán.

Su nombramiento como director estable de la Filarmónica de Berlín en 1955, a la muerte de Furtwángler, causó gran expectación en los círculos musicales. En el período de 1956 a 1960 dedicó parte de sus esfuerzos a la dirección artística del Festival de Salzburg. En 1957 sucedió a Karl Bshm como director de la Ópera de Viena, donde trabajó hasta 1964. Ese mismo año asumió de nuevo la dirección del Festival de Salzburg, y tres años después fundó en dicha ciudad su propio festival, con el que ha obtenido inmejorables resultados artísticos y culturales.

En 1968 debutó en el Metropolitan de Nueva York con su versión de La valquiria, de Wagner, y durante los tres años siguientes fue consejero musical de la Orquesta Sinfónica de París, cargo al que renunció ante la imposibilidad de obtener las condiciones necesarias para su trabajo; en 1977 volvió a trabajar para la Opera de Viena.


Hasta su muerte, en 1989,  mantuvo una actividad constante al frente de la Filarmónica de Berlín, haciendo de este conjunto uno de los más prestigiosos del mundo. La figura de Von Karajan se convirtió en un mito a raíz de los numerosos conciertos, espectáculos y festivales organizados bajo su dirección, así como por la fundación que lleva su nombre, la cual, desde 1969, ha luchado por la promoción de nuevas estrellas de la dirección orquestal.

Ciertas actividades extramusicales, como el pilotar su propio avión, atrajeron aún más la atención sobre él.


 

0 comentarios:

Publicar un comentario