¿QUE ES UNA ESCALA MUSICAL?


Una escala no es una pieza musical, sino un elemento constructivo teórico o analítico. La escala se forma sea con una selección o con todas las notas características de la música de un periodo, cultura o repertorio determinados; la distribución de las notas sigue un orden ascendente o descendente de alturas sucesivas.

Algunas, como las gamut medievales, son escalas completas en sí mismas; otras, como la escala cromática del piano, están definidas dentro del intervalo de octava, formando un patrón de notas que se puede repetir ilimitadamente en otras octavas superiores o inferiores mediante la transposición.

La función básica de las escalas es definir y regular las alturas que conforman una interpretación o una composición. Las escalas sirven también al músico como ejercicios para mejorar la técnica de ejecución y de comprensión de la música. Teóricos y compositores han inventado escalas nuevas como un recurso compositivo original, aunque en realidad son pocas las que se han incorporado al lenguaje musical común.

1. Orígenes

Es muy probable que los orígenes de la melodía radiquen en las inflexiones del lenguaje hablado. Teóricamente, el número posible de inflexiones es ilimitado y cualquier persona podría desarrollar las propias y conservarlas como rasgo personal característico; pero en la práctica, regiones o naciones completas adoptan una inflexión verbal distintiva que puede diferenciarse de otras, como serían las inflexiones características al término de una pregunta o de una frase imperativa. De la misma manera, los grupos humanos suelen adoptar en su música expresiones e inflexiones características que, con el paso del tiempo adquieren entonaciones con alturas e intervalos determinados. Esto sería impreciso si la música se limitara exclusivamente al canto, con y sin acompañamiento rítmico; sin embargo, la construcción de instrumentos musicales que permitan tocar las mismas melodías por lo general requiere de cálculos interválicos exactos organizados a manera de escala.

En todas las culturas del orbe existen infinidad de escalas diferentes. En el mundo occidental, con su desarrollo musical característico, desde hace aproximadamente 10 siglos se introdujo el elemento de la armonía, que influye en la selección y la definición de las alturas que conforman las escalas de la música occidental.

2. Intervalos en las escalas

La definición exacta de las notas musicales se expresa en términos de frecuencia vibratoria; la altura interválica que separa dos notas se define mediante la relación proporcional de dos frecuencias.

La octava, la quinta y la cuarta fueron los primeros intervalos clasificados de esta manera por científicos tempranos como Pitágoras. En su experimentación con cuerdas en vibración, descubrieron que al dividir la longitud de una cuerda a la mitad exacta, cada una de sus partes, en vibración, produce una altura una octava arriba de la cuerda entera, relación expresada con la proporción 2:1, que constituye la relación proporcional de frecuencias más elemental de la acústica musical. Al dividir la cuerda en tres partes iguales, la frecuencia vibratoria de dos tercios de la misma eleva la altura en un intervalo de quinta (proporción 3:2), mientras que un segmento de tres cuartos de longitud de la cuerda produce una altura a una cuarta (proporción 4:3). Los intervalos más pequeños se obtuvieron bajo el mismo principio proporcional de frecuencias, de manera que la octava, con el tiempo, quedó dividida en tonos y semitonos que, combinados, forman otros intervalos.

En la comparación de escalas pertenecientes a culturas musicales diferentes es improbable, por ejemplo, que el tamaño de la tercera mayor de temperamento igual de la escala diatónica occidental corresponda exactamente al intervalo considerado convencionalmente como tercera mayor de una escala pentatónica china, ya que las normas tradicionales de los sistemas musicales no occidentales no suelen representar con exactitud los intervalos en cuestión. No obstante, la práctica etnomusicológica moderna ha desarrollado métodos más precisos de grabación y transcripción de los sistemas musicales no occidentales.

Aunque podría parecer que no existen intervalos comunes a todas las escalas, pueden encontrarse uno o dos en muchas escalas del mundo. El intervalo de octava es el más importante de todos, lo cual no sorprende, ya que la relación acústica de las dos notas de una octava es muy cercana. En muchas culturas diferentes, hombres y mujeres, o bien adultos y niños, al entonar juntos una misma melodía lo hacen en intervalos de octava de manera natural, sin una intención consciente o deliberada. El intervalo de quinta justa y, en menor grado el de cuarta justa, son también comunes a muchas escalas.

3. Escalas diatónicas

La escala diatónica está formada por siete alturas interválicas de tamaño irregular, cuya suma es una octava, y que se repite indefinidamente en otras octavas superiores e inferiores.Una forma de la escala diatónica está representada por las teclas blancas del teclado del piano, comenzando y terminando convencionalmente en la nota do; los siete intervalos de esta forma tienen sólo dos tamaños, el tono entero o completo, y el semitono o medio tono.

El tamaño de los semitonos, marcados con una ligadura en el ejemplo, son de la mitad exacta de un tono entero; sin embargo, el origen de esta relación exacta, denominada *temperamento igual, es relativamente reciente. La escala diatónica formada por las teclas blancas del piano puede transponerse a otras alturas, lo que implica el uso de las teclas negras, siempre y cuando el patrón de tonos y semitonos no se modifique.

La consolidación de la escala diatónica como escala básica de la música de arte occidental fue un proceso lento relacionado íntimamente con el desarrollo del modo. Un modo es el subconjunto de una escala, en este caso la escala diatónica, que gira en torno a una altura determinada y sus transposiciones a la octava, como la nota final o “tónica”. Dos modos, el jónico (cuya nota final es do) y el eólico (con la como nota final), han sobrevivido como la escala mayor y la escala menor (natural) modernas, respectivamente.

Los grados sexto y séptimo de la escala menor son inestables y tienen dos formas, ninguna de ellas diatónica: la escala menor armónica, con su intervalo característico de segunda aumentada; la escala menor melódica ascendente, con los grados sexto y séptimo ascendidos para evitar el intervalo de segunda aumentada y agregar la nota “sensible” a la tónica y la escala menor melódica descendente, que corresponde a la escala menor natural. Estas tres formas menores tienen en común el tercer grado menor, que corresponde al intervalo de tercera mer característico respecto a la tónica.

4. Escalas cromáticas

La escala cromática está formada por las 12 notas que conforman la octava en el teclado del piano. Igual que la escala diatónica, puede comenzar a partir de cualquiera de las notas.

La escala cromática evolucionó a la par del advenimiento de la tonalidad. En términos melódicos, es una escala diatónica con notas “cromáticas” agregadas que, a pesar de ser ajenas a la tonalidad, sirven para imprimir color a la misma. En términos armónicos, las notas agregadas son necesarias para formar las triadas mayor y menor sobre cada una de las notas de la escala diatónica.

Existen formas diversas de notación de la escala cromática; en la música tonal, la elección de notas enarmónicas como sol # o lab puede ser importante para los instrumentos de cuerda y la voz, pues proporcionan colores tonales distintos, ya que las notas no necesariamente deben tener la misma altura. En el piano, esta diferencia de alturas es inexistente, y en el contexto de la música dodecafónica, en la que no existe un centro tonal o tónica y las 12 notas de la octava tienen la misma importancia, acostumbra usarse una de las dos opciones de notación para cada nota “cromática” correspondiente a las teclas negras a lo largo de toda la pieza.

5. Escala de tonos enteros o hexáfona

La escala de tonos enteros o hexáfona divide la octava en seis intervalos iguales a distancia de un tono entero.

En la afinación de temperamento igual, esta escala sólo tiene dos formas. La falta de semitonos, en particular de la nota “sensible” que resuelve a la tónica, como también de quintas justas o perfectas, dos elementos básicos de la música tonal, crea una sensación de indefinición tonal, lo que atrajo de manera particular a los impresionistas y otros compositores del siglo XX que buscaron evitar los centros tonales y la armonía funcional.

Debussy explotó la escala de tonos enteros en obras como Pelléas et Mélisande, La Mer y varios de sus preludios para piano, como un medio de rebelión en contra del sistema tonal tradicional del siglo XIX.

6. Escalas pentatónicas o pentáfonas

Estas escalas dividen la octava en cinco intervalos distintos y adoptan varias formas. En ocasiones reciben el nombre erróneo de escalas “incompletas” (en inglés, “gapped scales”), es decir, que carecen de algunas notas en comparación con las escalas diatónicas de siete notas (que en todo caso serían a su vez “escalas incompletas” en relación con las escalas microtonales). Sin embargo, una escala pentatónica es tan completa como cualquier otra, por lo que el nombre “incompleta” debe evitarse.

La forma más común es la escala pentatónica tonal, cuya secuencia interválica corresponde, por mera coincidencia, a las teclas negras del teclado de piano. Puede comenzar a partir de cualquier nota.

La escala pentatónica es la escala básica de la música de muchas culturas no occidentales, notablemente de China, Japón y partes de África y América Latina, y es también característica de la música amerindia, de determinados estilos de canto llano y de gran parte de la música folclórica europea, en especial de Escocia e Irlanda. La octava puede estar dividida en numerosas escalas pentatónicas, con diferentes relaciones interválicas (tonos, semitonos, terceras, etc.); en muchas escalas pentatónicas de los repertorios no occidentales aparecen intervalos inexistentes en las tradiciones musicales europeas, como por ejemplo la escala slendro javanesa, que divide la octava en cinco intervalos prácticamente iguales.

La escala pentatónica, igual que la escala de tonos enteros, ha atraído a muchos compositores europeos (Stravinski, Bartók,Debussy) y del mundo entero, como un medio expresivo *nacionalista, como referencia a tradiciones folclóricas o para la creación de efectos especiales.

7. Escalas artificiales

Las escalas microtonales, formadas con la división de la octava en intervalos menores que el semitono, se han usado desde tiempos muy remotos en las culturas orientales (como las ragas de la India), y han sido adoptadas también por algunos compositores occidentales (Alois Hába, Julián Carrillo, John Foulds, Harry Partch...).

Algunos compositores, rusos en particular, han buscado desarrollar escalas nuevas combinando elementos de escalas ya existentes. Scriabin, por ejemplo, concibió una escala original de seis notas a partir de las notas de su “acorde místico”; Verdi usó la llamada scala enigmatica en el Ave Maria de su obra Quattro pezzi sacri; y figuras menos conocidas, como Oscar Esplá y Nicolas Obouhow, crearon también escalas propias.


0 comentarios:

Publicar un comentario