IGOR MARKEVITCH


- Kiev, 27 de julio de 1912 

- Antibes, 7 de marzo de 1983

La personalidad de Igor Markevitch, desarrollada en la doble vertiente de compositor y director de orquesta, es una de las más atrayentes de la música del siglo XX.
 
Desde su debut al frente del Concertgebouw de Amsterdam, dirigió la mayoría de las grandes orquestas europeas y algunas americanas, y desempeñó también una importante labor docente. A él se deben las primeras grabaciones de obras de músicos como Boulanger, Dallapiccola, Halffter, Milhaud y Mompou.

Aunque ruso de nacimiento, Igor Markevitch vivió poco tiempo en su país, ya que sus padres se instalaron en Vevey (Suiza) cuando contaba dos años. Allí empezó a estudiar piano con su padre y, posteriormente, con Paul Loyonnet.
 
Por recomendación de Alfred Cortot, en 1925 se trasladó a París, donde el gran pianista francés impartía clases en la Ecole Normale de Musique. Prosiguió sus estudios de piano en esta institución y, paralelamente, aprendió armonía y composición con Nadia Boulanger.
 
A raíz del interés que sus interpretaciones despertaron en Sergei Diaghilev, éste le encargó la composición de un concierto para piano, que fue estrenado, con Markevitch como solista, en el Covent Garden de Londres durante la última temporada de los Ballets Rusos, en 1929.
 
Poco tiempo después, escribió también para Diaghilev el ballet Rébus, que tardó en representarse debido al fallecimiento del empresario ruso. Markevitch, no obstante, aprovechó el material musical de esta obra para componer una cantata con texto de Jean Cocteau, la cual fue presentada en París en junio de 1930. Un año después se estrenó en la misma ciudad el ballet mencionado, cuyo éxito le valió a su autor el sobrenombre de Igor II (el primero era Igor Stravinski).
 
A este triunfo siguió el del ballet Icare, que, en opinión de Milhaud, significaba «un hito en la evolución de la música contemporánea».
 
Tras haber iniciado su carrera como director en la Concertgebouw Orchestra de Amsterdam, en 1934-1935 amplió sus conocimientos en este campo con el director de orquesta alemán Hermann Scherchen.
 
Al estallar la Segunda Guerra Mundial se instaló en Italia, donde adoptó la nacionalidad de este país, yen 1944 se convirtió en director musical del Maggio Musicale

Poseedor de una elemental afinidad con la música, Igor Markevitch consagró a dicho arte toda su vida en las tres facetas de compositor, profesor y director de orquesta, de cuya reputación como tal dan testimonio los importantes conjuntos que dirigió en el curso de su carrera.

A partir de entonces dedicó un mayor tiempo a la dirección y a la docencia, en detrimento de su labor compositiva, actuando al frente de orquestas como la Sinfónica de Estocolmo (1952-55), la Sinfónica de Montreal (1956-60), la Orquesta de los Concerts Lamoureux (1957-61), la Orquesta de la Radiotelevisión Española (1965-69) y la Orquesta de Montecarlo.
 
También se distinguió como reputado profesor de dirección de orquesta, impartiendo clases en el Mozarteum de Salzburg (1948-56), en México (1957-58), en el Conservatorio de Moscú (1963), en Madrid (1965- 69) y en Montecarlo desde 1969.
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario