lunes, 14 de mayo de 2018

MARÍA MALIBRAN

BY Begoña Rojo IN , , No comments


- París, 24 de enero de 1808
- Manchester, 23 de septiembre de 1836

Dotada de una bella voz de mezzosoprano, a la que había dado una considerable extensión, María Malibrán figura entre las grandes divas del mundo operístico, aquellas que más han fascinado a los auditorios por su poderoso temperamento y su febril dramatismo. Fue también una excelente pianista, así como autora de numerosos nocturnos, romances y chansonnettes, publicados en forma de álbum bajo el título de Derniéres pensées.

María Malibrán (nombre con el que se conoce en el mundo de la ópera a María Felicia García) era la hija mayor de Manuel García (1775-1832), destacado tenor, compositor de óperas y maestro de canto, entre cuyos discípulos figuran, además de María Felicia, sus hijos Manuel (1805-1906) y Pauline (1821-1910).
 
Manuel, conocido como Manuel Patricio Rodríguez (nombre original de la familia), llegó a ser un profesor de canto de enorme reputación y miembro de la Royal Academy of Music de Londres; autor de varios libros, se debe a él también la invención del laringoscopio.
 
Pauline (Pauline Viardot-García en su denominación artística) fue una admirable mezzosoprano, mundialmente célebre, y una aceptable compositora a quien Liszt dedicó algunas clases.
 
La severidad del magisterio que ejerció Manuel García sobre sus hijos dejó sus huellas en María Felicia, quien a los seis años cantó por primera vez en público, en Nápoles, la ópera de Paer Agnese.
 
Tras proseguir las fructuosas clases de canto paternas, a las que se sumaron las enseñanzas de solfeo impartidas por Augusto Panseron, la joven mezzosoprano debutó en Londres, en el King's Theatre, interpretando el papel de Rosina en Il barbiere di Siviglia, de Rossini, ópera que cantó pocos meses después en el Park Theatre de Nueva York, cuando formaba parte de la compañía de ópera fundada por su padre. Durante dos años consecutivos, la Malibrán se convirtió en la favorita del público, interpretando otras cuatro óperas de Rossini  (Tancredi, Otello, I turco in Italia y La Cenerentola), Don Giovanni, de Mozart, y las dos obras escritas por Manuel García especialmente para ella: L'amante astuto y La figlia dell'aria.
 
En 1827, tras su fugaz matrimonio con el comerciante francés Eugéne Malibrán, de quien se separó muy pronto, se instaló en París, alternando su residencia en la capital francesa con sus continuos viajes a Londres.
 
A partir de 1832 actuó en Italia, donde motivaron jubilosos aplausos sus interpretaciones de las óperas de Bellini I Capu-leti ed i Montecchi (Bolonia, 1832), La sonnambula (Bolonia, 1833) y Norma (Nápoles, 1834). Esta última protagonizó su debut, el 15 de mayo de 1834, en La Scala de Milán, teatro al que volvió al año siguiente para estrenar Maria Stuarda, de Donizetti.
 
Cabe mencionar también su versión inglesa de Fidelio, de Beethoven, interpretada en el Covent Garden de Londres en 1835.
 
Anulado su primer matrimonio, María Felicia se casó en 1836 con el violinista Charles de Bériot, tan sólo unos meses antes de su fallecimiento a raíz de un accidente que sufrió practicando la equitación, precisamente cuando estaba embarazada. Su muerte, a los veintiocho años, inspiró a Alfred de Musset su poema Stances.
 
Mujer de gran cultura y dotada de un excepcional talento para la música, María Malibrán, llegó a ser una de las cantantes más célebres de su tiempo, aun a pesar de su corta carrera, interrumpida trágicamente en plena juventud.
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

JOHANN SEBASTIAN BACH

  Llamado en muchas ocasiones "el padre de la música", Johann Sebastian Bach fue no sólo el epílogo de una época, el Barroc...