CARL ORFF


Carl Orff pasará sin duda a la historia de la música como uno de los compositores más populares y aplaudidos del siglo XX por su música directa, sencilla y, en definitiva, sensualmente vital.


Carmina Burana, su obra más conocida, ha encontrado amplio eco en el público poco adicto a los conciertos de música clásica y ha sido utilizada parcialmente en producciones cinematográficas. 

 
Poseedor de un sabio concepto del ritmo, Orff se hizo también célebre por la publicación de su método de enseñanza musical para niños y como profesor de instrumentos de percusión de épocas y países distintos.

Munich. 10 de julio de 1895

Munich, 29 de marzo de 1982

Perteneciente a una antigua familia militar de Baviera, Carl Orff estudió desde muy joven piano, órgano y violoncelo en la Academia de Música de Munich, donde casi cincuenta años más tarde sería nombrado profesor de composición. Durante su época de estudiante, y hasta que se graduó en 1914, compuso sus primeras obras, influidas sucesivamente por Debussy, Schónberg, Strauss y Pfitzner.


Meses después de abandonar la Academia fue nombrado director de orquesta del Kammerspiele de Munich, cargo que mantuvo hasta 1917, en que fue llamado a filas por el ejército alemán.

Durante los dos años siguientes dirigió el Teatro Nacional de Mannheim y el de Darmstadt. Tras instalarse de nuevo en Munich, en 1920 estudió composición (hasta la fecha había sido un autodidacta) con Heinrich Kaminski y empezó a interesarse por la música antigua, lo cual le llevaría a realizar arreglos de obras de Monteverdi (publicadas en su forma definitiva en 1940). Esta atención a los antiguos acabó siendo la base de su obra musical, caracterizada por un estilo fuertemente rítmico. 

 
En 1924 fundó en Munich, con Dorothee Günther, una escuela de gimnasia rítmica y danza clásica, donde el compositor hallaría un abonado campo de experiencia para estudiar las relaciones entre el movimiento y la música. A partir de estas investigaciones escribió un método de enseñanza musical para niños, el Orff-Schulwerk (1930-35; revisado, 1950-54), en el que figuraban una serie de ejercicios musicales, los cuales serían adoptados en casi todo el mundo. 
Entre 1930 y 1933 fue director de la Sociedad Bach de Munich, para la que hizo varios arreglos de música antigua. Durante este período compuso diversas cantatas y piezas de música instrumental de las que más tarde renegaría.
Su primer gran triunfo lo obtuvo con el oratorio escénico Carmina Burana (Poemas de Beuem), cuyo estreno tuvo lugar en Frankfurt, en 1937. Para su composición, Orff se basó en una colección de poemas goliardescos de los siglos XII y XIII hallada en 1803 en el monasterio de Benediktbeuern, en la alta Baviera (Burana es el nombre latino de la localidad). La antigüedad de los textos llevó al compositor a utilizar en la estructura musical formas arcaicas y recursos efectistas que han convertido la obra en una pieza polémica.
La producción musical de Orff está en su mayor parte destinada a la escena. Entre sus obras destaca su trilogía Trionfi, formada por la ya citada Carmina Burana, Catulli Carmina y Trionfo di Afrodite, así como las óperas Der Mond (La Luna), Antigonae y 0edipus der Tyrann, esta última dedicada por el autor a la Universidad de Tubinga, en agradecimiento a su nombramiento como doctor honoris causa en 1955.
En 1972, la Universidad de Munich le otorgó también este título. Fue así mismo un miembro destacado de la Academia de Bellas Artes de Baviera.

0 comentarios:

Publicar un comentario