DAVID OISTRAKH


Poseedor de una prodigiosa erudición musicológica, David Oistrakh no sólo fue el primer concertista del repertorio ruso para violín, sino que destacó también como el más sincero intérprete de los maestros clásicos y románticos, tales como Bach, Beethoven, Brahms y Mendelssohn.
- Odessa, 30 de septiembre de 1908
- Amsterdam, 24 de octubre de 1974 

 
David Oistrakh es sin duda uno de los grandes violinistas del siglo XX y la figura más representativa de la escuela rusa. Su sorprendente técnica y la fidelidad de sus interpretaciones llamaron la atención de compositores como Prokofiev, Shostakovich y Kachaturian, quienes escribieron algunas de sus partituras especialmente para él. También destacó como director de orquesta.

Niño prodigio, a los cinco años de edad ingresó Oistrakh en el Conservatorio de Odessa, donde estudió violín con Piotr Stolyarski hasta que se graduó en 1926. Durante su época de estudiante dio varios conciertos como solista en la Orquesta Sinfónica de su ciudad natal y, al año siguiente de su graduación, el compositor Alexandr Glazunov le invitó a interpretar su Concierto para violín y orquesta que, bajo su propia dirección, se ofreció en Kiev.


Tras debutar en Leningrado en 1928 y en Moscú al año siguiente, Oistrakh inició una gran gira por la Unión Soviética.


En 1934 fue nombrado profesor del Conservatorio de Moscú, donde tuvo como alumno suyo a su hijo Igor (n. 1931), también destacado violinista, con el que actuó en diversas ocasiones. 


Por esta época, Oistrakh ganó diversos premios de interpretación en su país, y en 1937 obtuvo su verdadera consagración internacional como violinista al conseguir el primer puesto del concurso Eugéne Ysaÿe, que se celebra desde ese año en Bruselas.
Después de este galardón, empezó a dar conciertos por Europa Occidental, interrumpidos únicamente por la Segunda Guerra Mundial, período durante el cual tocó en el frente, en fábricas y en hospitales.
Una de las fechas más memorables en la carrera de este gran violinista fue 1945, cuando junto con Yehudi Menuhin (el primer artista invitado en la URSS después de la contienda) interpretó en Moscú el Doble concierto, de Johann Sebastian Bach.
A mitad de los años cuarenta, las habilidades interpretativas de Oistrakh eran ya de sobra conocidas en su país y compositores contemporáneos suyos empezaron a dedicarle algunas de sus obras, como Prokofiev, Shostakovich, Miaskovski, Kachaturian, Rakov y Vainberg.
En 1953 debutó en París y en Londres y, dos años después, en Nueva York con un programa en el que se incluía el Concierto n.°1 para violín y orquesta, de Shostakovich, escrito especialmente para él.
Durante su carrera como violinista, Oistrakh recibió diversos honores y distinciones, como por ejemplo el premio Stalin en 1942 o el premio Lenin en 1960. Así mismo fue nombrado artista del pueblo de la URSS en 1954 y distinguido en la Academia de Música de Londres y en el Conservatorio de Santa Cecilia de Roma.
Editó algunas piezas para violín y arregló, con el consentimiento del compositor, la Sonata para flauta, de Prokofiev.
Oistrakh formó dúo con Vladimir Jampolsky y con Lev Oborin y trío con el mismo Oborin y Sviatoslav Knushevitski. Fue también un reconocido director de orquesta. A partir de los años sesenta varias crisis cardíacas redujeron considerablemente su actividad como concertista.



0 comentarios:

Publicar un comentario