EL TÉRMINO MUSICAL ÓRGANUM



Órganum es un término musical que fue empleado durante la Edad Media para referirse a una técnica de composición vocal surgida en los albores del siglo IX, y que perduró hasta el siglo XIII considerándose hoy día como una de las primeras formas de polifonía. Se hallan las mejores muestras de órganum en manuscritos de España, Alemania y muy particularmente de Francia, cuya escuela de Notre-Dame alcanzó las más altas cotas de refinamiento estilístico. 
  
Perteneciente a la segunda mitad del siglo IX es el manuscrito denominado Musica enchiriadis, en el cual se encuentran reunidas las principales leyes teóricas en la elaboración del órganum (sin contar, claro está, con los posteriores tratados sobre dicha técnica escritos por Johannes de Garlandia, Guido d'Arezzo o Johannes de Muris).
Gracias a estas fuentes ha sido posible deducir el modo en que se componía esta forma primigenia de polifonía, consistente, a grandes rasgos, en elaborar a partir de una melodía litúrgica fundamental, a la que se denominaba vox principalis o tenor, y que procedía del repertorio tradicional litúrgico (es decir, del canto gregoriano), otra melodía de creación propia denominada vox organalis, cuyo desarrollo se realizaba de modo paralelo, esto es, colocando la nueva voz a una distancia interválica determinada (un intervalo de 4ª o de 5ª por lo general) de la vox principales.
Este tipo de órganum, denominado paralelo, se distinguía del llamado órganum convergente, en que el desarrollo de la vox organalis alcanzaba una distancia interválica de una 4ª con respecto a la voz principal a la mitad de la frase musical y no antes, finalizando ambas voces al unísono, mientras que en el órganum paralelo, la vox organalis se separaba de la principal mediante una distancia fija (en el ejemplo anterior, de una quinta).

Ambas formas de órganum tuvieron una gran repercusión entre los años 900 y 1050, y así lo demuestran los diferentes tratados de órganum de París, Milán, Colonia y Bamberg, entre otros. 

 
Además, se empleaban también otras modalidades en las que la vox organalis se hallaba a distancia de 2ª o de 3ª, aunque estas formas fueron menos comunes. Sin embargo, a partir del año 1050 comenzaron a aparecer las primeras muestras de un órganum más libre en las que se realizaba una especie de movimiento contrario, de tal modo que siempre que la vox principalis realizaba un movimiento melódico ascendente, se producía una nota descendente en la vox organalis y viceversa, sucediendo en ocasiones que ambas voces se entrecruzaban. De esta clase de órganum, denominado libre o contrario, se guardan diversos ejemplos en los manuscritos de órganum de Milán y Chartres.

Posteriormente, a mediados del siglo XII, surgió la forma que, junto con el tardío órganum mesurado de la escuela francesa, gozó de mayor difusión en la historia de este género musical. Nos referimos al órganum melismático, denominado así debido al desarrollo de grandes melismas (serie de notas cantadas sobre una misma vocal) que embellecían la vox organalis, apoyándose en una austera vox principalis compuesta por unas pocas notas sostenidas, de gran duración.

De este tipo de órganum se conserva en España el más bello ejemplo en el llamado Codex Callixtinus de Santiago de Compostela, en el cual se encuentra reflejada esta técnica de composición en un singular número de piezas de exquisita y sobria factura.
Fue a partir de la aparición de esta nueva forma cuando comenzó a denominarse discanto a los tipos de órganum escritos en movimiento contrario y paralelo. Así, en el siglo XIII, la escuela de Notre-Dame empezó a alternar la forma órganum con el estilo o forma discantus, y se crearon las primeras composiciones de órganum mesurado a dos, tres y cuatro voces (órganum duplum, triplum y quadruplum respectivamente), de las cuales fueron maestros Léonin (con múltiples ejemplos en su Magnus liber organi) y Pérotin. De la gran sutileza estilística alcanzada por ellos surgió la polifonía, que progresivamente se impuso como forma principal de composición en posteriores siglos, con la consiguiente desaparición del órganum.


0 comentarios:

Publicar un comentario