JACQUES OFFENBACH


Jacques Offenbach es, junto a Johann Strauss hijo, uno de los compositores más importantes de música popular del siglo XIX.

Sus numerosas operetas aportaron al género una original singularidad: la sátira, tanto social como musical. Algunas de sus obras, como Les contes d'Hoffmann (Los cuentos de Hoffmann) o bien Orphée aux enfers (Orfeo en los infiernos), figuran todavía en los repertorios de los teatros de ópera.

- Colonia, 20 de junio de 1810
- París, 5 de octubre de 1880 

 
Aunque el verdadero nombre de Offenbach era Jacob Eberst, adoptó el seudónimo de su padre, un judío que había nacido en Offenbach del Main, cerca de Frankfurt.
Jacques Offenbach nació en un ambiente familiar propicio para el desarrollo de sus facultades musicales. Recibió sus primeras lecciones de violín de su padre, un músico ambulante, y a los nueve años ya tocaba junto a sus hermanos en los bares de Colonia a cambio de algunas monedas.
Posteriormente estudió violoncelo primero con Joseph Alexander y después con Bernhard Breuer, a quien dedicó su primera composición, publicada en 1833. En noviembre de ese mismo año, Jacques y su hermano Julius se trasladaron a París para completar su formación musical.
Tras estudiar violoncelo en el Conservatorio, Offenbach obtuvo una plaza en la orquesta de la Opéra-Comique de París y dio recitales como virtuoso de este instrumento.
En 1844 contrajo matrimonio con Herminie d'Alcain, tras abandonar su religión judía y convertirse al catolicismo. Paralelamente, empezó a componer sus primeras operetas. 

 
En 1850 fue nombrado director del Théátre Francais de París, ostentando dicho cargo hasta 1855.
Una vez introducido en el mundo de la dirección, Offenbach creó su propio teatro, llamado Bouffes Parisiennes, con el que consiguió una notable fama. Allí estrenó su opereta Orphée aux enfers (1858), la cual significó para el autor su consagración como compositor de este género de obras. A ésta sucedieron La chanson de Fortunio (1861), La belle Héléne (1864), La vie parisienne (1866), Barbebleue (1866), La grande duchesse de Gérolstein (1867), La Périchole (1868) y una larga lista que supera el centenar, obras, todas ellas, en las que se parodia la mitología y se satiriza la realidad social y política.
En 1866 abandonó el teatro Bouffes Parisiennes y en junio de 1873 ocupó el puesto de empresario en el Théátre de la Gaíté.
Naturalizado francés en 1860 y nombrado Caballero de la Legión de Honor al año siguiente, durante la última época de su vida Offenbach tuvo celebrados éxitos en Londres y en París con la reposición de algunas de sus operetas; fueron también años en que su orientación musical sufrió un ligero viraje, decantándose hacia la ópera más seria y abandonando el género un tanto ligero que había cultivado hasta la fecha.
Sus dos últimas óperas son un ejemplo de ello: Mam'zelle Moucheron (1870) y Les contes d'Hoffmann, estrenada esta última póstumamente, en febrero de 1881.
Aparte de sus más de cien operetas, Offenbach compuso vaudevilles, canciones, música para cinco ballets y piezas para violoncelo solo.




0 comentarios:

Publicar un comentario