LUIGI NONO


Destacado compositor e intelectual, Nono ha sido el músico más relevante de la música italiana contemporánea. Su lenguaje musical, impregnado de técnicas vanguardistas, está muy influenciado por su compromiso político con el partido comunista italiano. Recorrió muchos países de Europa y América del Sur impartiendo cursos de música y ofreciendo conferencias.
Venecia, 29 de enero de 1924
Venecia, 8 de Mayo de 1990 

 
Nacido en una ciudad con gran tradición artística, pronto se sintió atraído por la música. En 1941 ingresó en el Conservatorio de Venecia, donde estudió composición con Gian Francesco Malipiero, quien le puso al corriente de los estilos compositivos que abarcan desde el Renacimiento hasta la segunda Escuela de Viena. Paralelamente, recibió clases de derecho en la Universidad de Padua, licenciándose en 1946.


Después de su graduación, prosiguió los estudios musicales, primero con Bruno Maderna, con quien estudió armonía y contrapunto, y más tarde con Hermann Scherchen. 

 
El compromiso político de Nono, que tanta influencia ha ejercido en su obra, data de finales de la Segunda Guerra Mundial, época en la que el compositor empezó a participar en la Resistencia italiana. Más tarde se afilió al partido comunista italiano y en 1975 fue elegido miembro del Comité Central.

Desde sus inicios como compositor, adoptó el método ideado por Schónberg de doce tonos. Nono tenía una profunda devoción por este compositor alemán y en 1955 se casó con la hija de éste, Nuria, a quien había conocido el año anterior en Hamburgo.
El primer país que reconoció la música del compositor fue Alemania, donde Scherchen hizo la presentación sus Variazioni canoniche (Darmstat, 1950), lo cual significó su consagración como compositor.
A partir 1954 y hasta 1960, con la colaboración del ingeniero de sonido Marir Zuccheri, Nono exploró el mundo de los medios electrónicos en un estudio de radio en Milán. Por estos año empezó a impartir cursos y a dar conferencias por todo el mundo.
Su catálogo de obras suele dividirse en música escrita para escena y en obras instrumentales o vocales que utilizan, o no, medios electrónicos. 
En el primer apartado destacan su ópera Intolleranza (1960), comprometida pieza que constituye una protesta contra las políticas imperialistas y las injusticias sociales y que incluye textos de Brecht, Éluard, Sartre y Mayakovski, y la acción escénica Al gran sole canco d'amore (1975).
Entre sus obra escritas sin medios electrónicos debemos mencionar: Epitaffio per Federico García Lorca (1951-53), para narrador, coro y orquesta, La victoire de Guernica (1954), para coro y orquesta, Il canto sospeso (1955-56), para solistas, coro y orquesta, Canciones a Guiomar (1962-63), para soprano, voces femeninas y conjunto instrumental, y Io, frammento dal Prometeo (1981), para tres sopranos, coro y conjunto instrumental.
De entre sus obras electrónicas merecen una cita La fabbrica iluminata (1964), Musica-manifesto n.° 1 (1968-69), Y entonces comprendió (1969-70) y Como una ola de fuerza (1971-72).


0 comentarios:

Publicar un comentario