¿QUE ES UN NOCTURNO?


Según la época, el término nocturno se ha aplicado a diferentes tipos de piezas musicales. Así, mientras en el siglo XVIII indicaba, de acuerdo con la acepción de la palabra en italiano (notturno), un tipo de música instrumental o vocal escrita para las celebraciones cortesanas nocturnas al aire libre, a menudo dividida en varias partes y en la que se especializaron autores como Haydn y Mozart, en el siglo XIX pasó a designar, bajo su acepción gala (nocturne), una pieza para piano, más bien corta y de claro carácter intimista, la cual ha sido ampliamente cultivada hasta nuestros días. 

 
La mayoría de los compositores del siglo XVIII dedicaron algunas de sus más brillantes páginas a las fastuosas fiestas que se celebraban en los palacios de la aristocracia durante las últimas horas del día (alrededor de las 11 de la noche) y que tenían un carácter parecido al divertimento o a la serenata.

Entre una larga lista de estas delicadas y divertidas piezas destacan, por su variedad y nitidez estilística, los 8 Notturni escritos por Haydn en 1790 para el rey de Nápoles y arreglados más tarde para los conciertos organizados por Salomon en Londres.
Mozart, por su parte, usó este término para su Notturno, K. 286 y para su Serenata notturna, K. 239, prefiriendo la expresión alemana Nachtmusik para su Pequeña serenata nocturna, K. 525. 

 
Iniciado el siglo del Romanticismo, la voz nocturno adquirió un nuevo significado debido a la creciente notoriedad adquirida por el pianoforte, instrumento que desbancó en los salones al clavicémbalo, aplicándose a partir de entonces a una pieza para piano, de carácter intimista, que podía, o no, sugerir nocturnidad.
El primero en usar el término fue el inglés John Field, quien entre 1813 y 1833 escribió 18 nocturnos. Con Chopin, la forma nocturno alcanzó su máximo esplendor, consiguiendo en las 21 piezas de este tipo que escribió enlazar los más dispares sentimientos, desde la más abrupta sequedad, pasando por una intensa melancolía, hasta describir pequeñas pinceladas de alegría.
Desde Chopin hasta nuestros días muchos han sido los compositores que han probado su maestría en este género, entre ellos, Liszt, Mendelssohn, Schumann, Glinka, Rimski-Korsakov, Chaikovski, Scriabin, Fauré, Debussy, Satie, Hindemith y Mompou.
Al margen de las acepciones que hemos descrito, el nocturno designaba, en el marco de la liturgia católica y antes de la reforma del Breviario Romano en 1971, aquellas horas que constituían el conjunto de celebraciones denominadas maitines o vigilias.

0 comentarios:

Publicar un comentario