CARL NIELSEN



La música de Carl Nielsen, sin duda el más importante compositor danés del período posromántico, ejerció una notable influencia en los autores escandinavos.


Compositor, pedagogo y director de orquesta, Nielsen fue también un excelente escritor: en 1925 publicó un interesante ensayo titulado Música viva y en 1927 un libro autobiográfico, Mi infancia, de gran interés literario.

- Narre Lyndelse, 9 de junio de 1865 

- Copenhague, 3 de octubre de 1931 

 
Hijo de familia numerosa, Nielsen recibió las primeras lecciones de música de su padre, quien, a pesar de su oficio de pintor, tocaba diversos instrumentos en una orquesta local.


Tras aprender los rudimentos del violín y la corneta, a los catorce años de edad entró a formar parte de una orquesta militar en Odense (ciudad cercana a su pueblo natal), en la que tocaba el corno y el trombón.

Sintiéndose ya llamado a componer, por esa época empezó a redactar sus primeras obras, unas pequeñas piezas de música de cámara que denotan claras influencias de Haydn y Mozart, músicos por los que sintió siempre una gran admiración.
En 1884 fue admitido como alumno en el Real Conservatorio de Copenhague, donde estudió violín con un discípulo del gran virtuoso Joseph Joachim, teoría y composición con J. P. E. Hartman y Orla Rosenhoff, piano con Matthison-Hansen e historia de la música con Niels Gade. 

 
Gracias a este vasto plan de estudios, sus composiciones pronto adquirieron gran solidez y empezaron a ser interpretadas en público. Su primer éxito lo obtuvo al presentar en el Tívoli de Copenhague, en septiembre de 1888, una Pequeña suite escrita para instrumentos de cuerda.
Tras formar parte de diversos grupos de cámara y haber actuado como sustituto en varias orquestas, en 1889 fue admitido por Johan Svendsen como segundo violín en la Orquesta Real de Copenhague, en la que entró en contacto con las obras de Wagner.
Dos años después, en el curso de un viaje a París, en una visita a una galería de arte, tema por el que sentía gran afición, conoció a la escultora Anne Marie Brodersen, con quien contrajo matrimonio.
Dueño ya de una depurada técnica compositiva y reconocido como un gran creador por crítica y público, el Estado danés le otorgó en 1901 una pensión anual que le permitió vivir sin estrecheces.
De 1905 a 1914 asumió la dirección del Teatro Real de la capital danesa y de 1916 a 1919 impartió clases de teoría y composición en el Real Conservatorio, del que fue nombrado director pocos meses antes de fallecer.
De la producción orquestal de Nielsen destacan en primer lugar sus seis Sinfonías, caracterizadas por su gran libertad tonal: la primera, por ejemplo, se inicia en sol menor para finalizar en do mayor; la segunda empieza en si menor para acabar en la mayor. Para gran orquesta escribió también tres conciertos: para violín, para flauta y para clarinete.
Es autor así mismo de diversas obras de cámara y de música instrumental. En el campo vocal hay que mencionar sus diez cantatas, sus canciones (más de un centenar), inspiradas en el folklore de su país, así como sus óperas Saul og David y Maskarade y diversas piezas de música incidental.

0 comentarios:

Publicar un comentario