ALEKSEIEVICH BALAKIREV


- Nizhniy Novgorod, 21 de diciembre de 1836 - 2 de enero de 1837.
- San Petersburgo 16/29 de mayo de 1910).
Balakirev fue compositor, pianista y director ruso. Recibió instrucción pianística principalmente de su madre, y tenía discusiones musicales informales con su mentor, Aleksandr Ulibishev (1794-1858) —la figura musical más notable del pueblo donde nació (además de ser el autor de una temprana biografía de Mozart)— en cuyas soirées musicales Balakirev figuró como pianista y director.
A los 18 años se mudó a San Petersburgo y pronto debutó públicamente tocando su propio Concierto para piano. 

 
Su breve encuentro con el enfermizo Glinka le produjo una profunda impresión: más tarde se consideró el heredero de Glinka en la causa de la música nacional rusa. Quizá fue más importante todavía su amistad con Vladimir Stasov, cuyos anhelos en torno a la música rusa ya estaban bien desarrollados.
Poco a poco se formó un círculo de compositores jóvenes alrededor de Balakirev y Stasov, entre ellos Musorgski, Borodin, Rimski-Korsakov y Cui. Stasov los apodaría más tarde: "El puñado de intrépidos" (mejor conocidos como el grupo de Los Cinco).
Balakirev —debido a su amplia experiencia en composición, sus espléndidas habilidades como pianista y su extenso conocimiento del repertorio— fungió como mentor de los jóvenes amateur supervisando, corrigiendo y en ocasiones volviendo a escribir sus obras tempranas: las primeras sinfonías de Rimski-Korsakov y de Borodin fueron de hecho colaboraciones con Balakirev, aunque éste no buscó reconocimiento por ello.
Su papel en la conformación del estilo musical de Los Cinco fue descomunal y sigue siendo subestimado.
Su Obertura basada en tres canciones rusas (1858) y la Obertura checa (1867) condujeron a los compositores más jóvenes a producir un conjunto de obras parecidas basadas en temas rusos y extranjeros, y su recopilación de 40 canciones folclóricas rusas con acompañamiento de piano (1866) sentó las bases para un nuevo estilo de armonización de las canciones folclóricas que, a la larga, marcó muchas de las características del estilo armónico de Los Cinco en todos los géneros.
Las tres visitas que Balakirev hizo al Cáucaso a mediados de la década de 1860, de las cuales regresó con un tesoro de melodías folclóricas y nuevos lenguajes orientales, tuvieron un impacto decisivo en el aspecto musical. 

 
La sorprendente originalidad de Gruzinskaya pesnya (La canción georgiana, 1864), la fantasía para piano Islamey (1869) y otras obras inspiradas por estas visitas, llamó de inmediato la atención de sus colegas más jóvenes, con lo cual se estableció el tono orientalista en la música rusa que finalmente condujo a piezas tan predilectas del repertorio como la Scheherazade de Rimski-Korsakov y las Danzas polovetzianas de Borodin.
El joven Chaikovski también cayó brevemente bajo el influjo del hechizo de Balakirev y buscó su consejo durante la composición de Romeo y Julieta, en la cual incluso hizo uso de las tonalidades características de Balakirev: si menor y re bemol mayor.
Balakirev además se prestó a ayudar a sus colegas más jóvenes al dirigir sus obras en conciertos de la Escuela Libre de Música y en los de la Sociedad de la Música Rusa (fue director principal de 1867 a 1869, después de Anton Rubinstein).

La Escuela Libre de Música, que abrió en 1862, fue un proyecto personal que desarrolló en oposición a las tendencias germánicas del Conservatorio de San Petersburgo; a diferencia de aquella institución, la Escuela Libre ofrecía educación para estudiantes que pudieran pagar poco o nada.
La casi bancarrota de la escuela y el deterioro de sus finanzas al final de la década de 1860, llevó a Balakirev a retraerse incluso de sus amigos más cercanos y a abandonar sus actividades musicales.
Después de haber sido un ateo convencido, se convirtió en un fervoroso creyente ortodoxo y se ordenó sacerdote de rango menor.
Balakirev no reapareció en la vida musical de Rusia sino hasta la década de 1880; en 1882 terminó una obra importante, el poema sinfónico Tamara (1882), que había bosquejado en la década de 1860. A pesar de su edad causó una fuerte impresión tanto en el público como en la crítica, debido a su brillante orquestación y sus apasionados temas orientales.
Sin embargo, para 1897 cuando presentó su Primera sinfonía, otra obra de la década de 1860 que acababa de terminar, la crítica fue mucho menos favorable: Rimski-Korsakov juzgó agudamente su estilo anticuado.
Balakirev no había podido terminar estas obras en la década de 1860 en parte porque había utilizado gran cantidad de su energía creativa en ayudar a sus colegas más jóvenes; su retiro de la vida musical en la década de 1870 había detenido su propio desarrollo, mientras que durante ese lapso los otros miembros de Los Cinco se habían convertido en artistas maduros que podían opacar sin dificultad a su antiguo mentor. Es comprensible, pues, que Balakirev resintiera este hecho y que sus relaciones con ellos nunca volvieran a ser tan buenas.
Participó nuevamente en la administración de la Escuela Libre de Música, que había superado sus dificultades anteriores. Comenzó a hacerse de una nueva generación de seguidores, entre los cuales sobresalió Sergei Liapunov, que compartía la afición de Balakirev por el virtuoso estilo lisztiano de composición para piano y lo combinaba con el estilo ruso-oriental del propio Balakirev.
De 1883 a 1894 Balakirev asumió además la dirección del coro de la capilla de la corte, uno de los puestos musicales más importantes en Rusia. Sin embargo, puso poco interés en ello y fue un colega difícil: en la escuela delegó gran parte de su trabajo a Liapunov y otros, mientras que en la capilla dependió casi enteramente de Rimski-Korsakov, ahora su suplente.
Como pianista seguía interpretando a sus queridos Liszt y Chopin, aunque de modo privado y para grupos pequeños.

Si bien sus últimas obras de gran formato, la Segunda sinfonía y la Sonata para piano en si menor, fueron compuestas en los primeros años del siglo XX, suenan como productos de la década de 1860, la cual el compositor Balakirev nunca abandonó.

0 comentarios:

Publicar un comentario