¿QUE ES UN DIAPASÓN?


El término diapasón, que para los griegos significó «a través de (las cuerdas, las notas)» refiriéndose a la extensión del sonido que un instrumento puede ofrecer, ha variado sustancialmente con el decurso del tiempo, pues no hay que olvidar que hoy además de expresar la extensión, se usa como sinónimo de afinación (altura) e incluso indica en los instrumentos de cuerda la pieza (batidor) de digitación adosada al mástil o mango de los mismos. 

 
En el campo de la organología —ciencia que estudia la evolución y características de los instrumentos musicales- advertimos diferentes significados de la voz diapasón, que dependen de la familia de los instrumentos a la que se aplica. 

En los de viento designa la proporción que deben guardar el diámetro, la anchura y la longitud del tubo, así como la relación de distancia entre los orificios de digitación. En el órgano designa los distintos juegos de tubos.



Dentro de la familia de la cuerda, se denomina diapasón a la pieza de madera (llamada batidor y construida generalmente de ébano, palo santo o palo hierro) adosada al mástil, sobre la cual los dedos de la mano pisan las cuerdas. En esta misma familia, diapasón es así mismo sinónimo de extensión. Además, en los instrumentos de la familia del archilaúd (tiorba, chitarrone, etc.) designa aquellas cuerdas que están tendidas al aire, fuera del mástil, pero paralelas a éste. 

 
El diapasón y la acústica

En este campo musicológico, la palabra diapasón determina la altura —es decir, el número de vibraciones por segundo— de un sonido, siendo este parámetro preestablecido y fijado arbitrariamente. Esta inmovilidad de la altura de tono se denomina comúnmente afinación; es decir, si tomamos un diapasón cuya altura de tono es de 440 Hz, equivalente a un la central en el teclado de piano, aumentando o disminuyendo el número de vibraciones producidas por el instrumento que deseemos ajustar, podremos afinarlo equiparándolo a esa nota dada. Esta operación resulta inevitable cuando dos o más instrumentos deben ser tocados simultáneamente.

Sin embargo, la altura y el diapasón han sufrido numerosas alteraciones, dependiendo del país y de las necesidades propias de cada período de la historia musical, ya que si tomamos la altura establecida en el siglo XIX en algunos países, que situaba el la a 435 Hz a 18° C de temperatura, observamos que se diferencia ostensiblemente de la fijada por la II Conferencia Internacional del Diapasón en 1939, que la estableció en 440 Hz a 20° C.

Para la medición exacta del diapasón existe un instrumento, denominado así mismo diapasón, que emite un número de vibraciones específico.

Son varios los tipos de diapasón, instrumento de tradición milenaria en Oriente, que no apareció en Occidente hasta 1711, en que se creó el célebre diapasón en forma de horquilla gracias al inglés John Shore y que fue modificado más tarde por el alemán Rudolph Koenig. Esta forma, junto al diapasón de lengüeta y al eléctrico —que capta las vibraciones de un sonido reflejándolas en un reloj—, es la más utilizada en la actualidad.

Antes de que se creara el diapasón como instrumento de medición en Occidente, las afinaciones se efectuaban con arreglo a la tesitura de cada instrumento, tal y como se realizan en la actualidad en las culturas tradicionales de transmisión oral, que liberan al músico de ataduras tonales.

0 comentarios:

Publicar un comentario